66

“Un cura de Cangas escribió, en la época, que de noche se podía leer sin prender una vela, por el fulgor que desprendían tantos barcos en llamas”

Comentarios cerrados.